Desde el 2010 venimos realizando recorridos peatonales por el patrimonio bogotano con el fin de que residentes o visitantes, niños, jóvenes y adultos redescubran la historia de la ciudad e inicien una nueva relación amistosa con Bogotá, caracterizada por el reconocimiento, la identidad y el cuidado de la memoria que se expresa en casas, patios, edificaciones, calles, plazas, iglesias, personajes, recetas, sabores, dichos, anécdotas, cuadros, paisajes, jardines, cartas, libros, poemas …

Varias han sido las sorpresas para los participantes locales quienes observan desde  otra perspectiva lo que siempre había estado allí pero no había sido percibido, le dan sentido al dato que andaba huérfano, o comparten sus  recuerdos y vivencias. Por su parte los visitantes latinoamericanos sopesan diferencias y se alegran de las similitudes que nos unen. A los norteamericanos les interesa la actualidad. Y los europeos, se asombran con las riquezas de la ciudad y a veces no pueden creer que atravesaron medio mar para comprobar que en esta capital  también hay cosas buenas como su gente y las brevas con arequipe.

Para nosotros ha sido muy satisfactorio escuchar que el relato continúa en manos de los participantes al finalizar cada recorrido. Que “nos llevamos algo” como dijo uno de los primeros en apoyar este proyecto. A veces nos piden bibliografía para “entender más” y muchos han seguido todas las rutas propuestas hasta completar el sentido global que se arma cuando se siguen todos los trayectos.

Como especialistas en Gestión Cultural seguiremos creando estrategias y servicios para que nuestro patrimonio tangible, intangible, pasado y presente sea reconocido por los adultos y apropiado por niños y jóvenes. Para ello contamos con amplia y sólida experiencia, desarrollada en entidades públicas y privadas donde  la cultura es el eje central de los programas, o bien una aliada estratégica para el alcance de objetivos.

Para hacer posibles nuestras metas, hemos contado con valiosos aliados como la Librería Lerner, Quinta de Bolívar, Museo Santa Clara, Librería Siglo del Hombre, Hacienda Santa Bárbara, Instituto Caro y Cuervo, Biblioteca Luis Ángel Arango, Camino del Café, Casa de Poesía Silva y Cámara de Comercio de Bogotá. Y por supuesto con todos nuestros participantes quienes han hechos suyos nuestros sueños.